ECO-RIZ

ECO-RIZ

Obrador colaborativo para la innovación agroalimentaria

Aunque todavía se encuentra en una fase inicial este proyecto de innovación agroalimentaria y social puede convertirse en un motor para el desarrollo de la Comerca de la Ribera Baja, y en un ejemplo para afrontar la lucha contra la despoblación.

El objetivo principal del proyecto es la creación de un obrador compartido para la transformación de regaliz de palo ecológico que será cultivado en zonas inundables del río Ebro en Pina de Ebro

El regaliz será transformado en tacos, tiras, palitos, virutas y polvo para su utilización en alimentación, restauración, cosmética e industria farmacéutica. También se preparará como producto para su venta directa.

El obrador se ofrecerá en gestión colaborativa para que otros productores ecológicos de la zona puedan transformar y preparar sus propios productos ecológicos para su consumo y/o comercialización, siempre que esta transformación se realice en procesos similares al regaliz, requiera de la misma infraestructura y cumpla criterios ecológicos.

Las personas seleccionadas para realizar el trabajo con el regaliz serán mujeres de la Comarca Ribera Baja del Ebro, en situación de vulnerabilidad social a las que se les formará en el producto y en la autogestión, con el objetivo de constituir su propia cooperativa a medio plazo, en un proceso tutelado y apoyado por la Cooperativa Tararaina.

El local está próximo al colegio público y la guardería lo que facilitará la conciliación y la autogestión.

Se establecerá una estrecha colaboración público-privada, con la implicación directa del Ayuntamiento de Pina de Ebro, mediante el apoyo en la plantación de regaliz en los campos municipales de aprovechamiento privado y la cesión del local del antiguo lavadero. 

La Comarca de la Ribera Baja genera empleo en el sector agrícola e industrial, principalmente, aunque en el sector agrícola la rentabilidad es baja, sobre todo, en el caso de pequeños agricultores. Uno de los motivos principales es la inexistencia de empresas transformadoras, que aporten valor añadido al producto. En el caso del regaliz, el valor del producto transformado puede llegar a multiplicar por seis el del producto recogido en el campo, siendo muy bajo el coste de la transformación. Por otro lado, la dinámica del río en los últimos años ha producido un aumento en la frecuencia y la extensión de las zonas inundables, con los importantes daños a los cultivos que esto conlleva. Actualmente cada vez resulta más complicado cultivar en estas zonas productos que no resistan bien el agua.

Seguro que también te interesa...

Obrador colaborativo para la innovación agroalimentaria

Financiación para proyectos de emprendimiento rural

Impulsando un nuevo modelo turístico